Tratamientos capilares: prevención, diagnóstico y recuperación

Los inconvenientes ligados al cabello, ya sea por su caída o por aspectos estéticos, pueden encararse desde la prevención, el diagnóstico y el tratamiento, como sucede con cualquier problema de salud. Como sabemos, muchas cuestiones relacionadas con la belleza y la estética son al mismo tiempo temas inherentes a la salud y la calidad de vida, siendo los problemas capilares un ejemplo claro de ello. Vamos a conocer en esta nota más detalles sobre los tratamientos capilares.

Existe una amplia diversidad de tratamientos dirigidos a solucionar inconvenientes capilares, como podemos rastrear rápidamente en sitios especializados en belleza y medicina estética como probella.com.ar. Sin embargo, pocas veces se hace foco en la prevención, una medida posible para evitar el recrudecimientos de problemas y patologías capilares al tomarlas en un estado incipiente. ¿Qué acciones pueden tomarse para prevenir la caída del cabello o retrasar su llegada?

En primer término se debe saber que el objetivo es recuperar la funcionalidad de los folículos pilosos y darle nueva vida a la fibra capilar. Para ello, se emplean ampollas con efecto contrario a la caída del cabello, masajes específicos y localizados en sectores concretos en los cuales se observan mayores problemas y champús de máxima suavidad. La combinación de estas medidas permite lograr resultados óptimos en muchos casos, evitando la necesidad de posteriores tratamientos de recuperación capilar.

Otros tratamientos que apuntan a problemáticas puntuales también funcionan como una forma de prevenir la caída del cabello. Algunos de ellos son:

  • Medidas contra la grasitud excesiva: se emplean lociones nutritivas y champúes con efecto específico para cabellos grasos. Se busca eliminar la seborrea y sus efectos negativos.
  • Medidas para tratar la caspa: se persigue el restablecimiento del equilibrio necesario en el cuero cabelludo para evitar la proliferación de la caspa, además de la eliminación de las partículas de caspa existentes a través de productos específicos con ese fin.
  • Tratamientos contra la sequedad y la descamación: se busca hidratar y nutrir la raíz capilar, como así también optimizar la cutícula. Gracias a ello se puede recobrar el brillo y otros aspectos que mejoran la estética del cabello.
  • Medidas contra la picazón: además de ser molesta, la picazón puede tener origen en diversos problemas capilares. Para eliminarla, se emplean lociones específicas que además de reducir los síntomas también mejoran la salud del cuero cabelludo y la belleza del pelo.

Por otra parte, cuando las medidas preventivas no alcanzan o ya es demasiado tarde para aplicarlas, se debe realizar un diagnóstico exacto para poder encarar el tratamiento de recuperación capilar más indicado. En la actualidad se llevan a cabo estudios ópticos de avanzada, que permiten evaluar al detalle el estado del cuero cabelludo y la presencia de diversos problemas como el exceso de grasitud o la caspa.

Los especialistas aconsejan que lo ideal no es concurrir a una consulta cuando ya sacamos el peine repleto de cabellos cada vez que nos peinamos, sino hacerlo al observar los primeros síntomas. De esta manera podremos encarar tratamientos preventivos y pensar en lograr resultados beneficiosos de forma más rápida y contundente. Por ejemplo, los masajes capilares son una técnica poco invasiva y a través de la cual se pueden obtener excelentes resultados, siempre y cuando la caída del cabello no se encuentre en un estado avanzado.

¿Qué tratamientos se pueden realizar cuando ya se debe pensar en la recuperación capilar? Actualmente uno de los más interesantes y eficaces es la mesoterapia capilar, sobre el cual se puede ver más en el enlace adjunto. Sin embargo, todo dependerá del diagnóstico que realizará el profesional interviniente. Otras alternativas son los tratamientos con finasteride, los complementos con proteínas o el uso de cistina, entre otras posibilidades.