Medicina estética: La importancia de la esterilización de la ropa quirúrgica

Cuando nos decidimos a someternos a una cirugía estética usualmente pensamos en muchos aspectos, la experiencia del centro de salud, el staff de profesionales involucrados, los riegos del procedimiento, cómo se verán los resultados, o los tiempos del post-operatorio, entre otros ítems. Pero nadie, o casi nadie, se detiene en un asunto que es clave y hace al correcto desempeño de las cirugías de diverso tipo: la debida esterilización de la ropa de quirófano.

Naturalmente, aquel no es un asunto del cual deba ocuparse un paciente, aunque no obstante creemos que se trata de un asunto cuyo examen puede resultar interesante. Al menos para contar con información. Como siempre ocurre en estos casos, disponer de información certera y completa es la mejor forma para disipar posibles temores que surgen ante una intervención quirúrgica.

Según cuentan especialistas de El Lucero (http://ellucero.com.ar/), un lavadero industrial que se especializa en el lavado de ropa para el sector sanitario, el método de esterilización de ropa quirúrgica más eficiente es el que emplea vapor saturado. En rigor, se trata de la referencia en este terreno, esterilizando material que tolere altas temperaturas. ¿Cuáles son sus ventajas concretas? De acuerdo al mencionado experto, se trata de un sistema que ofrece fácil control, que es rápido, de bajo costo e inocuo. Por lo demás, hay que tener en cuenta que no supone ningún tipo de riesgo de exposición tóxica del personal ni de los pacientes.

La esterilización con vapor saturado consiste en eliminar o inactivar los microorganismos que pudieran reproducirse en la ropa, y lo hace en forma irreversible. A fin de cuentas, se trata de un método sumamente seguro, tanto durante el proceso de esterilización como en etapas posteriores. O sea, es seguro tanto para los operarios del lavadero que lo ejecuta, así como para los médicos y pacientes que ingresan a un quirófano.

En este enlace (http://ellucero.com.ar/esterilizacion-ropa) se deja en claro que este proceso no tóxico posee una efectiva acción germicida, siendo el mejor camino para la esterilización de ropa que se emplea en quirófanos. Como señalábamos, se trata de un asunto que interesa a aquellos que han pensado en someterse a alguna cirugía estética, siendo que en este caso se trata de una elección por parte del paciente (en la mayoría de los casos), y no de una operación que es indicada por un médico para paliar algún tipo de enfermedad o dolencia.

A los que interesan los detalles, la esterilización con vapor saturado se realiza con temperaturas que rondan los 120 grados centígrados, lo cual produce una coagulación proteica, pérdida de material de bajo peso molecular, y ruptura de DNA y RNA. Todo esto, sin dejar residuos tóxicos en las prendas.

Cuando somos pacientes en una clínica, seguramente se sorprenderían si preguntamos cuáles son las medidas de esterilización que aplican, pues se trata de procedimientos internos que rara vez son compartidos más allá del staff profesional. Sin embargo, una parte de nuestra belleza (cuando hemos decidido “pasar por el bisturí”) dependerá de las normas que una clínica siga en este sentido. Lo decimos una vez más: contar con información es un buen camino para despejar temores.

La información que se administra en los centros de estética

Los centros de belleza y de medicina estética están organizados para trabajar de forma correcta, prestar los servicios que ofrecen y darles a los clientes una atención de excelencia a través de los tratamientos de estética.

Pero, por otro lado, estos mismos centros necesitan apoyo logístico y de equipamiento para funcionar de forma correcta, ya que también hay empleados administrativos en estas empresas, que realizan las tareas correspondientes a facturación, seguimiento de los pacientes, archivo, etc.

Asimismo, este trabajo administrativo que puede parecer complejo debido a la cantidad de pacientes que puede tener un centro de estética o la variedad de tratamientos, en realidad no es tan difícil si se tiene el apoyo logístico y físico de empresas especialistas, como lo es https://argontech.com.ar/, un equipo de trabajo que se dedica a ofrecer soluciones relacionadas con archivos (a través de la digitalización), capacitación y alquiler de equipos de oficinas.

Por otro lado, si se decide implementar estas opciones que existen gracias a la tecnología actual, también se debe considerar la capitación de los empleados que van a utilizar el nuevo material.

Centros de estéticas de última generación

Para ser un centro de estética de última generación, no solo hay que pensar en un menú de tratamientos atractivos y efectivos para los clientes. También hay que diseñar una estrategia de negocio que incluya tecnología de avanzada en todas las áreas que forman el centro.

Además de la digitalización de archivos y el equipo de dispositivos de impresión, también es importante administrarlos de forma efectiva. La reducción de costos es la primera ventaja que se aprecia y la segunda es la seguridad referida a la información que se maneja en el centro de estética, especialmente aquella que conlleva los datos personales de los pacientes.

También hay que considerar que para que estas nuevas herramientas funcionen realmente, es indispensable que todos los empleados, profesionales de la salud y administrativos, trabajen en equipo. Para eso, además de la capacitación sobre cada herramienta, también se deben realizar reuniones para coordinar las nuevas medidas y que todos estén motivados para implementarlas.

Para obtener más info sobre las empresas que prestan estos servicios y así modernizar el funcionamiento interno de un centro de estética, la mejor opción es entrevistarse con los representantes de las empresas de servicios y conocer los costos, beneficios y otros detalles.

Los centros de estética tienen la oportunidad de ser parte de un movimiento de actualización en la forma de trabajar las áreas administrativas de un grupo empresario. Seguramente, la mayoría de las personas que administran este tipo de centros no van a desaprovechar la oportunidad de funcionar como una empresa que se adapta a las innovaciones tecnológicas.