La medicina estética gana protagonismo en el mundo de las franquicias

T4, un proyecto empresarial especializado en franquicias, divulgó un informe en el cual aseguran que la medicina estética es uno de los sectores más relevantes en la actualidad para esta modalidad de negocio. Según se indica, entre las franquicias más exitosas aparecen sectores con un alto grado de especialización, terreno en el cual se incluyen los centros de belleza y otros emprendimientos dedicados a la estética.

Si bien es cierto que el universo de las franquicias es dominado por los empresas gastronómicas (por mencionar un ejemplo, en la Argentina el 40% del total se dedican a la venta de alimentos y bebidas), la modalidad de negocio avanza a paso firme hacia más y nuevos sectores. La especialización es una de las claves, y también lo es la posibilidad de tomar provecho de un nombre reconocido en el rubro, un valor muy estimable para los empresarios que dan sus primeros pasos en este ámbito.

Resultado de imagen para medicina estetica

De acuerdo a T4, hay otros ámbitos que, junto con la medicina estética, marcan el pulso de las franquicias. El experto menciona al sector de la salud, los emprendimientos dedicados a la restauración, y también el sector inmobiliario. Izrastzoff (http://www.ibr.com.ar/) es un experto del sector inmobiliario que no desconoce las oportunidades que ofrece la modalidad de las franquicias. Ratificando los datos provistos por T4, desde esta inmobiliaria argentina explican que han emprendido un plan ambicioso de expansión de sucursales y franquicias.

Para el negocio de la belleza la modalidad ofrece un interesante paquete de beneficios. El principal es la posibilidad de comenzar a operar en el rubro sin tener que hacerlo “desde cero”. Expertos en franquicias señalan que esta modalidad es más rentable y también más segura que comenzar a emprender con una nueva marca, permitiendo aumentar el volumen de negocio y rentabilidad aprovechando la experiencia y el reconocimiento de una marca con trayectoria en el mercado.

La publicación Apertura cuenta el caso de una emprendedora argentina que da cuenta de la relevancia de los emprendimientos de estética bajo la modalidad de las franquicias. Paula Angeramo, la emprendedora en cuestión, abrió un centro Iobella en el centro de la Ciudad de Buenos Aires, cerca de Recoleta, uno de los barrios en los cuales hay mayor cantidad de centros de belleza en dicha urbe. Y en poco tiempo se convirtió en la franquicia más importante de esta marca, con una facturación de 8 millones de pesos al año.

Angeramo dice que uno de los factores que ayudó al crecimiento de su negocio es la ubicación, pues en aquellos barrios hay una gran densidad de población de mujeres. Pero no duda en agregar que otra de las variables para el crecimiento es la calidad de los profesionales del centro de estética.

El mencionado artículo señala que la medicina estética es uno de los rubros con mayor ascenso en los centros de belleza, una realidad que se palpa en la Argentina y también en el mundo. Según cuenta la emprendedora de Iobella, la medicina estética entra en juego donde no alcanza con hacer deporte. ¿Hubiera logrado facturar 8 millones al año con una marca propia, sin el aval de Iobella? Luego de lo repasado, creo que podemos arrojar una respuesta clara: las franquicias representan un verdadero impulso para los emprendimientos de estética, y este es un hecho que hay que tener en cuenta al comenzar a emprender en este rubro.